Frontera Azul

Crítica a la película peruana Frontera Azul

Frontera Azul, el nuevo esfuerzo directoral de Jorge Carmona y Tito Köster, es una película de por si ambiciosa. Enfocándose en distintas historias a lo largo del mundo. No solo queriendo hablar de la vida, la muerte y el ciclo natural de las cosas, sino también sobre la idea de que todo esta conectado. Usando justamente el océano, para conectar personajes, temas y locaciones que intentan transcender fronteras.

La cinta fue grabada en Alaska, Namibia, Indonesia, Tahití y en el norte del Perú.  Lo cual nos lleva de nuevo a hablar de lo ambiciosa que es. Se trata de una película realizada en una escala que no es solo inusual para películas nacionales, sino en general. En especial al tratarse de un drama. Pero justamente “Frontera Azul”, busca que sintamos esa escala. Hace todo lo posible por mostrarse así de masiva e inclusive transcendental.

En verdad, al hablar de Frontera Azul se habla de un film impecablemente hecho. Todo, desde la cinematografía, la cual solo puede dejarlo a uno con la boca abierta, hasta la edición y las elecciones hechas para la banda sonora, te terminan por armar una cinta que busca imponerse por el impacto emocional y el intento poético de sus imágenes.

Pero Justamente el problema de “Frontera Azul” es causado por esa ambición y escala, ya que en comparación con su aspecto técnico, el guión y las distintas historias no llegan a tener ese mismo impacto. La mayoría sintiéndose demasiado simples y alargadas, sin lograr esa conexión entre ellas, en el que la película tanto intenta hablar.

Además con actuaciones que en más de una ocasión van de lo regular para abajo. No todos los actores son profesionales y lamentablemente por momentos se nota. Además al fallar en conectar, las historias hacen que el ritmo de la película decaiga y se sienta más larga.

Te contamos:  Cinemark presenta sus protocolos de bioseguridad para ver "Venom 2: Carnage liberado"

Se trata de un tipo de película del que no vemos lo suficiente, ya sea por la ambición o su propuesta artística. También se trata de un proyecto pasión, esto es obvio desde el comienzo y en la mejor forma posible.

Lamentablemente es dispareja pero con una realización técnica de primera, que no logra tener el impacto deseado, al ser arrastrada para abajo por una historia que simplemente no está al mismo nivel. A pesar de ello, “Frontera Azul” no deja de ser memorable o una de las adiciones más interesantes, en la cartelera de este año.

Deja un comentario:

Loading Disqus Comments ...